domingo, 14 de octubre de 2012

¿Demócrata o reina?




¿Demócrata o reina?


“¡Exijo que me traten como una reina! ¡Faltaría más! ¡Merezco este trato y mucho más!”, “¡Yo no paga nada! ¡Soy una señora! ¡Si tan solo lo insinúa, lo dejo!”, “¡Me pidió que pagásemos a medias! ¡Qué desfachatez! Fue poco galán y caballeroso”… Tú continúa por este camino y perderás el amor y el respeto de tu pareja.

Da por supuesto que tu hombre quiere pagar todos tus caprichos y que te sientas en un cuento de hadas. ¡Qué daño ha hecho la educación machista de las madres, Walt Disney y Hollywood, entre otros! Aun así, debes ser lista y, a la vez, sutil para provocar que tu pareja se vea en la necesidad de defender su cortesía.



                                          Image courtesy of patpitchaya  / FreeDigitalPhotos.net"



Cómo conseguirás esta meta:

·         Paga con cierta asiduidad vuestras consumiciones en un bar, un cine o alguna cena.
·         Haz el ademán de sacar la cartera o lucha por pagar cuando te quiera invitar o desee hacerse cargo de una cuenta o gasto de cierta envergadura.
·         De tanto en tanto le debes recriminar, incluso con un semblante serio, seguido de un rostro compungido, que nunca te deja convidar
·         Presentante de vez en cuando con un detalle. Es innecesario que sean regalos de gran volumen económico. 

Mi recomendación es que reniegues de estas prácticas. Por qué:

·         Boicotearás la lucha por la igualdad y por la paridad de sexos.
·         Perderás tu dignidad, así como tu independencia moral y económica en una futura vida en común.
·         Defenderás posiciones conservadoras e inútiles propias de la derecha más rancia y de las actuales monarquías anacrónicas y despilfarradoras.
·         Y lo más importante, rebajarás el nivel de presión sobre las finanzas de tu compañero. ¡Pobre hombre!, déjale unos eurillos para sus aficiones. ¡Lo quieres todo, insaciable!


Dr. Real Love Man